La fe en la independencia de México

septiembre 27, 2021

Aunque la comunicación estaba limitada por las circunstancias de entonces, a México llegó también la noticia del secuestro del Papa Pio VII por Napoleon. El poder político y militar también acabó por someter a los Estados Pontificio en julio de 1809.

La imposición de la política anticatolica en España y el desplazamiento del rey Fernando VII por José Bonaparte, son dos fuertes motivos para que en México se iniciara un movimiento de independencia teniendo a un líder como Hidalgo, un sacerdote Católico que veía a los españoles sumisos a las políticas de Napoleón, como unos traidores al rey ( gachupines) Me parece que es más evidente que la iniciativa de independencia tiene que ver más con la defensa de la fe católica y al rechazo del invasor francés que al deseo de separarse de España. Más bien esto se puede apreciar como un acto de fidelidad al Papa y a Fernando VII, que un deseo sincero de alejarse por completo de la Nueva España y de todos sus orígenes peninsulares.

Con el paso del tiempo muchas han sido las investigaciones históricas que se han hecho, y éstas nos han llevado a comprender que una hipótesis viable de uno de los motivos principales de la independencia de México, es no dejarse someter por el imperio de Napoleón y así defender la fe del pueblo mexicano, ya firmemente Guadalupano. Por ello, cobra un relevante significado que el Cura Hidalgo portara en su mano un estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe, que sirvió como rúbrica del ejército Insurgente.

Si bien, la reciente consumación de la Independencia de Estados Unidos de Norteamérica del imperio Británico, también es un motivo inmediato, la consolidación del plan mexicano se plasma en el artículo tercero de la primera constitución de 1824, que además de abordar la soberanía y libertad de cualquier nación, se empeña en subrayar que la religión Católica Apostólica Romana será protegida por las leyes, e incluso prohibiendo la práctica de otras religiones.

No es más que la consecuencia del decreto constitucional para la libertad de la América Mexicana, de octubre de 1814 dada en Apatzingan, donde se afirma que la religión católica es la única que se debe de profesar en el naciente Estado. Esta reflexión, nos permite comprender la trascendencia de la fe, de los valientes sacerdotes católicos que iniciaron el movimiento de independencia y su consolidación, además de muchos mexicanos más convencidos de ser soberanos y libres, defendiendo su religión.

Visita mi librería

Membresía

Conviértase en miembro y obtenga acceso a material exclusivos para miembros.

¡Hazte miembro!

Share This